top of page
Buscar

LA infidelidad del REALISMO

Actualizado: 18 ene


La adaptación al contexto del género manda sobre el tipo de interpretación, incluido toda habilidad representada, que en ocasiones, se deberá modificar o, simplemente, hacerlo mal.


Pocas cosas frustran más a un actor que, aún teniendo conocimientos o las habilidades adecuadas a la escena, no pueda utilizarlos para sacarles partido y aumentar el valor de la misma, bien por criterio de la dirección, o siguiendo instrucciones de algún coordinador de acción inexperto (descoordinador). Aún así, el publico valora el realismo y en las producciones españolas estamos acostumbrados a que dicho realismo este presente en otros ámbitos en cada escena para recrear cierto contexto de naturalidad o profesionalidad de los personajes, lo cual, en su justa medida, es adecuado. No obstante, no siempre se debe seguir este patrón. Es decir, dependerá del género de la producción, por eso no debemos obsesionarnos por mantener siempre el máximo realismo.


Un gran ejemplo sobre esta cuestión se encuentra en el cine fantástico o "ficción exagerada", como la que nos ofrece la industria de Bollywood; que es la industria del cine hindú, sus producciones duplican a las hollywoodenses, siendo la principal industria cinematográfica internacional (en producción), llegando a una audiencia que roza la mitad de la población mundial.


Cada tipo de industria cinematográfica se diferencia por contener características particulares. Hollywood, Nollywood, Bollywood, etc. Todas ellas se “contagian” de sus valores culturales propios e incluso de la manera de producir sus obras audiovisuales (color, encuadre, movimientos de cámara, efectos de posproducción, música o incluso la manera de interpretar).


En el caso de Bollywood, se enfatiza su sensibilidad cultural que se refleja mediante sus historias dramáticas adornadas con bailes típicos e impolutos vestuarios. En la ficción de acción se asemeja al cine asiático oriental como, por ejemplo, el cine norcoreano que , por cierto, se lleva un fornido 4.4 % de recaudación en taquilla a nivel mundial. Ambos suelen contener grandes matices fantásticos en la que sus protagonistas (la gran mayoría hombres) parecen tener poderes sobrenaturales, y esto se transmite en acciones espectaculares a las que le acompaña indirectamente una imagen de total desconocimiento en el manejo de armas de fuego y procedimientos. Indiferentemente, se trate de un personaje experto en temática militar o que la historia represente a instruidos policías … Los directores de estas producciones consideran que este tipo de formación no es relevante y que los personajes no requieren mostrar un manejo profesional de armas de fuego. Por tanto, los actores carecen de estos conocimientos y es muy difícil poder ver en pantalla su uso correcto.

En mi opinión, las técnicas profesionales enriquecen la escena, pero, en este subgénero no se ha valorado esta posibilidad. Aun así, es cine muy entretenido que llena las salas y que triunfa en las plataformas.


La excepción, para no corresponder al personaje experto en armas con su destreza representada, sería la comedia. En búsqueda del humor y de lo irreal, es conveniente romper con la seriedad de posiciones y técnicas armadas demasiado profesionales. En ese caso, buscaremos la originalidad, los clichés... Quitaremos peso a la idea universal de la amenaza mortal que se asocia con un arma y nos apoyaremos en el lenguaje corporal para jugar comunicando otro tipo de mensaje más adecuado a potenciar la comedia.

El contexto manda siempre.
















28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page